Las quitas por retenciones

La quita final por retenciones a las exportaciones, que sufrieron los productores de soja, trigo, maíz y girasol en la última campaña, fue de casi 16.500 millones de dólares, de los cuales 7.688 millones quedaron para el Estado por el pago del gravamen, según un informe del área de Economía de la Fundación del Tucumán.
 
El estudio precisó que los 8.812 millones de dólares restantes fueron transferidos a otros agentes económicos o se trata de dinero que directamente no se generó por la pérdida de eficiencia derivada de inversiones que fueron destinadas a otras actividades menos productivas.

"Por su naturaleza, las retenciones equivalen a un subsidio al consumo interno, desincentivan la producción, crean ineficiencias en la economía y reducen el volumen de las exportaciones perjudicando la inserción en los mercados internacionales", evaluó el documento. En este sentido, el analista de la fundación, Eduardo Robinson, consideró que "las retenciones son un impuesto altamente distorsivo porque afectan el corazón de las decisiones económicas: los precios".

"Afectan a la economía y, además, tienen resultados al menos cuestionables, en lo referido a dos de sus principales propósitos: cuidar los precios de alimentos en el mercado interno y evitar la sojización de las áreas cultivadas", reflexionó en diálogo el analista.

  • Fuente: edición impresa del diario Los Andes, de Mendoza (21/03/2011).